El pasado domingo, después de algunas celebraciones que tuve viernes y sábado, decidí descansar y revisitar mi lista de películas que tenía pendientes de ver.

La elección de la tarde fue “Inception”, un título no muy nuevo, pero que no había tenido oportunidad de ver aún. El argumento de la película me pareció muy entretenido y a su vez, me despertó inquietudes que se pueden observar en el día a día de nuestro quehacer profesional acompañando organizaciones en sus “transformaciones”.